g Medir - Empresa
Tu cesta está actualmente vacía.
Banner

Un poco de historia
En 1915, aproximadamente, un escocés que trabajaba en una fábrica de corcho de Palamós observó la gran cantidad de cañas Arundo Donax que crecían en los alrededores de la población . En esa época la caña se utilizaba en la construcción de cestos, en el huerto y en trabajos de construcción. Aquel escocés, llamado Smith, es probable que hubiera tocado algún instrumento y, por lo tanto, conocía de que estaban hechas las lengüetas.

En primer lugar Smith habló con un cestero que utilizaba la caña para su labor y le preguntó si podía conseguirle algunas cañas muy duras y mandarlas a Escocia donde serían probadas. El cestero recogió algunas muestras y Smith le dio una dirección donde enviarlas. Después de algunos intercambios probando diferentes tipos de caña, el cestero recibió su primera carta des de Escocia, escrita en inglés. En aquel momento el señor Smith no se encontraba en Palamós y el cestero no entendía nada de lo que le comunicaban desde Escocia.

Una noche, paseando por la bahía de Palamós, el cestero se encontró con Julio Perxés, un amigo suyo, el cual entendía el inglés y enterándose de la existencia de la carta, se ofreció en traducirla.
El texto pedía una pequeña cantidad de caña y el propio Perxés se ofreció a contestar la carta y enviar algunas muestras de buena calidad. El cestero, muy satisfecho, se lo dejó todo en sus manos.

Julio Perxés comprobó las posibilidades de negocio que el suministro de caña ofrecía y empezó a hacer conjeturas para un plan de recolección de buena caña. Durante el año siguiente Perxés envió pequeños paquetes con muestras de tubos a fabricantes de Glasgow y se procuraba la devolución de las cañas inútiles, blandas, con el fin de conseguir conocimientos y experiencia en la selección de caña de la mejor calidad.

Cuando Julio Perxés decidió poner realmente en marcha el negocio recibió la colaboración de su cuñado, Francisco Medir y, no se sabe exactamente porque, la fábrica recibió el nombre de Medir en lugar de Perxés.

Este fue el principio de la industria de la caña en Palamós y con el tiempo y la experiencia estos dos cuñados, trabajando juntos consiguieron una alta calidad en la selección de cañas. Investigaron los suelos adecuados donde la planta consigue más vigor y consiguieron una serie de plantaciones propias en los alrededores del pueblo. A medida que la industria crecía más plantaciones eran puestas en marcha y la recolección de la caña procedente de otros puntos de Cataluña se fue haciendo necesaria.

A partir de los años 40 fue el hijo de Francisco quien asumió la continuidad del negocio, Lluís Medir que lo impulsa y lo hace crecer. Actualmente sus tres hijos son los propietarios de la fábrica pero quien realmente lleva su dirección es Carles.
Medir s.l. © 2009
Disseny: Marc Garrido i PuigProgramació i desenvolupament: Girotecnics Tecno. Info. SL.